Catedral

Esta majestuosa obra en la actualidad consta de dos bellísimas torres de estilo semi gótico y se levantan junto a ella la Iglesia del Sagrario y el Palacio Arzobispal.

Fue el segundo templo y la primera parroquia eclesiástica de Guayaquil, a manera de una pequeña ramadita manejada por los curas de Santo Domingo que fueron los primeros en asentarse por estos lugares, entre los años 1541 y 1542, tiempo en que consolida la fundación de la ciudad, el capitán Diego de Urbina.

A pesar de su magnífica forma gótica, la distancia de ese estilo su estructura de hormigón, material que no guarda relación con la escuela y la fecha de construcción.  En el interior de observan tres naves que por sus grandes  y espaciosas ventanas ingresa la luz a través de los vitrales. Los pilares se cruzan en lo más alto de las bóvedas formando ojivas. Su estructura está formada por una nave central, una lateral y el crucero que está localizado detrás del altar mayor.

En la parte  posterior se encuentran dos torres terminadas en agujas con una nave central de Cimborrio donde se encuentra la estatua  del Cristo Rey, bendiciendo de manera  simbólica a Guayaquil.